Desarrollo sostenible, economía y globalización

I.- ¿QUÉ SIGNIFICA EN REALIDAD EL DESARROLLO SOSTENIBLE?

II.- ¿CÓMO INFLUYE LA PRODUCCIÓN Y EL CONSUMO EN LA SOSTENIBILIDAD?

III.- ¿LA GLOBALIZACIÓN DE LA ECONOMÍA ESTÁ OBSTACULIZANDO O ESTA AYUDÁNDOLE?

IV.- ¿LA SOSTENIBILIDAD PUEDE MEDIRSE CON LOS INSTRUMENTOS TRADICIONALES DE ANÁLISIS ECONÓMICO?

V.- ¿QUÉ PUEDEN HACER LOS GOBIERNOS, LAS EMPRESAS Y LOS CIUDADANOS PARA FOMENTAR LA SOSTENIBILIDAD?

 

I.- ¿QUÉ SIGNIFICA EN REALIDAD EL DESARROLLO SOSTENIBLE?

Desde mi punto de vista y partiendo de una concepción del concepto más amplia y menos ambigua que la expuesta en el Informe Brundtland el desarrollo sostenible debe ser entendido (tal y como expone David Brooks) como un paradigma mediante el cual se trata de buscar instrumentos y estrategias encaminadas hacia la consecución de los siguientes requisitos:

  • Integrar la conservación del medio ambiente con el desarrollo humano
  • Satisfacer las necesidades humanas básicas
  • Lograr la igualdad y la justicia social
  • Favorecer la autodeterminación y la diversidad cultural
  • Preservar la integridad ecológica

Siendo cada uno de estos requisitos una meta en si mismo y un prerrequisito para el resto.

 

II.- ¿CÓMO INFLUYE LA PRODUCCIÓN Y EL CONSUMO EN LA SOSTENIBILIDAD?

La influencia del consumo y de la producción en la sostenibilidad depende del tipo de consumo y de producción que se realice. Es decir, una producción sostenible influirá positivamente en la sostenibilidad; y por el contrario una producción insostenible influirá negativamente en la sostenibilidad. Lo mismo ocurre en el caso de un consumo sostenible o insostenible. En este sentido cabe señalan que la sociedad capitalista y de consumo existente en nuestros días influye claramente de manera negativa en la sostenibilidad.

 

III.- ¿LA GLOBALIZACIÓN DE LA ECONOMÍA ESTÁ OBSTACULIZANDO O ESTA AYUDÁNDOLE?

Mi opinión es que la globalización de la economía obstaculiza la sostenibilidad. La globalización productiva que se desarrolla en nuestros días implica un crecimiento exponencial del transporte -con el consiguiente aumento del consumo de combustibles fósiles- debido a la cada vez mayor separación entre producción y consumo. Asimismo la globalización produce una degradación de las normativas ambientales con el fin de que los países sean más competitivos (al igual que ocurre con las normativas laborales y sociales). En la actualidad las empresas se deslocalizan allí donde las restricciones ambientales son más reducidas o incluso inexistentes con el objetivo de reducir costes e incrementar los beneficios. En este sentido cabe señalar que la OMC en numerosas ocasiones ha tratado de flexibilizar determinadas medidas ambientales nacionales al considerar que representaban un obstáculo al libre comercio mundial.

 

IV.- ¿LA SOSTENIBILIDAD PUEDE MEDIRSE CON LOS INSTRUMENTOS TRADICIONALES DE ANÁLISIS ECONÓMICO?

La sostenibilidad no puede medirse solamente mediante los instrumentos tradicionales de análisis económico puesto que dichos instrumentos no tienen en cuenta ni el agotamiento ni la degradación del medio ambiente como consecuencia de las actividades económicas. Asimismo los indicadores económicos tradicionales se suelen emplear erróneamente como indicadores del bienestar humano asociado asociando el aumento de las rentas con la mejora de la calidad de vida pasando por alto otro tipo de cuestiones como la calidad del medio ambiente.

Para poder medir correctamente la sostenibilidad se hace necesario superar los tradicionales indicadores económicos añadiendo a los mismos otra clase de instrumentos como son los indicadores ecológicos o ambientales y los indicadores sociales.

Indicadores ecológicos:

  • Indicadores de estado: que informan sobre la calidad ambiental y sobre los aspectos cualitativos y cuantitativos de los recursos naturales en una determinada zona.
  • Indicadores de presión: que describen los cambios en el medio ambiente derivados de las actividades humanas
  • Indicadores de respuesta: para conocer la forma en la que la sociedad responde ante los cambios medioambientales

Indicadores sociales: como por ejemplo la longevidad, la alfabetización, el nivel de vida o el nivel de felicidad de la población.

 

V.- ¿QUÉ PUEDEN HACER LOS GOBIERNOS, LAS EMPRESAS Y LOS CIUDADANOS PARA FOMENTAR LA SOSTENIBILIDAD?

Los ciudadanos, como consumidores pueden realizar un consumo responsable premiando a las empresas sostenibles y respetuosas con el medio ambiente y castigando a las empresas insostenibles y no respetuosas con el entorno. Asimismo deben tomar conciencia de los costes ambientales de los productos y servicios que consumen.

Las empresas pueden establecer códigos de responsabilidad social (RSC o responsabilidad social corporativa), utilizar sistemas de producción y tecnologías sostenibles y realizar contabilidades ambientales con las que cuantificar el impacto de su actividad en el medio ambiente.

La capacidad de fomento del desarrollo sostenible por parte de los gobiernos es muy superior a la de los ciudadanos y de las empresas. Dicha capacidad de fomento pivota sobre las herramientas normativas que puede desarrollar tendentes a prohibir o regular determinadas conductas; asimismo también puede desarrollar programas y planes de desarrollo sostenible así como recopilar y analizar los distintos indicadores enumerados en el punto anterior para determinar en qué ámbitos debe incidir en aras del desarrollo sostenible.