Historia del Derecho – Breve comentario a la Ley de Citas

Historia del Derecho – Breve comentario a la Ley de Citas

(descargar PDF)

Los emperadores Teodosio y Valentiniano, Augustos, al Senado de la ciudad de Roma (a. 426): Confirmamos todos los escritos de Papiniano, Paulo, Gayo, Ulpiano y Modestino, de tal manera que a Gayo se dé la misma autoridad que a Paulo, Ulpiano y los demás y se citen los textos de toda su obra. También decretamos que sea válida la ciencia de aquéllos cuyos tratados y sentencias se mezclaron con las obras de todos los citados, como Escévola, Sabino, Juliano, Marcelo y todos los que ellos citan, siempre que si a causa de su antigüedad fuese dudosa la cita de sus libros, se confirme mediante su cotejo. Pero allí donde se pronuncien diversas opiniones, prevalezca la de mayor número de autores, y si el número fuese igual, preceda la autoridad de aquella parte en la que destaque Papiniano, varón de excelente ingenio, quien si bien vence a cada uno, cede a dos. Mandamos que carezcan de valor las notas de Paulo y de Ulpiano, puestas en las obras de Papiniano, como hace tiempo está establecido. Donde se cite el mismo número de opiniones cuya autoridad se considere igual, deberá seguirse aquélla que elija la prudencia del juez.

C. Theod., 1.4.3.

Ley de citas:

Este texto jurídico se encuentra recogido en el Código Teodosiano (Codex Theodosianus) código creado por el Emperador de Oriente Teodosio II (Flavius Teodosius) (408-450 d.C.) y perteneciente a la época bajo imperial (Dominado).

Este código se caracteriza por ser la primera compilación oficial de constituciones imperiales. Se encontraba dividido en libros, títulos y rubricas. En el se encuentran reunidas todas las constituciones posteriores a Constantino, iuras y también normas no vigentes (solo con carácter ilustrativo). A la publicación de este código de deroga toda la normativa anterior.

El texto pertenece al libro primero (que se refiere a las Fuentes del derecho y competencias de los oficiales imperiales), titulo segundo, rubrica tercera de dicho código y el en nos encontramos con una constitución imperial presentada por los emperadores Teodosio II (emperador de oriente) y Valentiniano III (emperador de occidente) presento al senado de Roma para su aprobación en el año 426 d.C. (párrafos 1 y 2).

En dicha ley, denominada ley de citas, solo se concede autoridad para ser recitados en juicio los textos de determinados juristas a los que el Emperador concede autoritas.

Estos juristas eran: Papiniano, Paulo, Gallo, Ulpiano y Modestito. O la de cualquier juristas que fuera nombrado en la obra de estes (Escevola, Sabino, Juliano, Marcelo) (párrafos 3 al 7).

Ante diversa opinión prevalecerá la del mayor numero de juristas, en caso de empate prevalecería la opinión de Papiniano y en caso de no nombrarlo el prevalecería el criterio del juez (párrafos 7 al 14).

Esta ley limita la tarea de la jurisprudencia clásica en la creación de iuras, pues solo se ejercen innovaciones jurídicas a trabes de la influencia de los juristas en el emperador y entramos en un proceso de simplificación del derecho.

Se produce una unificación de lex y iuras al quedar estas integradas en la constitución imperial.

Historia del Derecho – Breve comentario de texto sobre la Constitución de Caracalla del año 212

Historia del Derecho – Breve comentario de texto sobre la Constitución de Caracalla del año 212

(Descargar en PDF)

Es menester ante todo referir a la divinidad las causas y mo­tivos (de nuestros hechos); también yo tendría que dar gracias a los dioses inmortales porque con la presente victoria me honraron y guardaron salvo. Así, pues, creo de este modo poder satisfacer con magnificencia y piedad su grandeza al asociar al culto de los dioses cuantos miles de hombres se agreguen a los nuestros. Otorgo, pues, a todos cuantos se hallen en la orbe, la ciudadanía romana, sin que quede nadie sin una ciudadanía, excepto los dediticios. En efecto, conviene que todos no sólo contribuyan en todo lo demás sino que participen también de la victoria. Y esta constitución nuestra manifiesta la grandeza del pueblo romano….

Constitución de Antonino Caracalla (212)

Constitución de Antonio Caracalla

Nos encontramos antes un texto de tipo jurídico de la época del Dominado. El texto en si es una constitución Imperial del Emperador Marco Aurelio Antonino Busiano “Caracalla” de la dinastía de los Severos (186-217 d.C.) llamada Constitutio Antoniniana o Edicto de Caracalla y publicada en el año 212 d.C. esta ley tenia un carácter publico puesto que sometía a ella a todos los habitantes del Imperio.

Antes de la promulgación de esta ley, el imperio se regia por un sistema jurídico personalista, en la que podemos distinguir varios ordenamiento jurídicos dependiendo de la condición de cada persona. Así podíamos distinguir ius civile (por el que se regían los ciudadanos romanos) ius latii (por el que se regían los habitantes del imperio que poseían la condición de latinos, algo parecida a la de ciudadano) y el ius gentium (por el que se regían los peregrinos y resto de personas q habitaban en el imperio).

A partir de la promulgación de este edicto, la aplicación pasa a ser territorial, a aplicarse el mismo derecho a todos los habitantes del Imperio, todos se regirán a partir de ahora por el ius civile y serán considerados ciudadanos romanos (párrafos 5 y 6). Antes de esta ley la ciudadanía romana se obtenía de otros modos, bien heredados como los familiares de los miembros de la curia de cada ciudad o por concesiones del Emperador como recompensa por determinados servicios (casi siempre militares) a determinadas personas, pueblos o ciudades.

El motivo de esta concesión según el texto se debe una ofrende a los dioses supuesta victoria del Emperador ante unos enemigos (párrafos 2 y 3) aunque probablemente los motivos de este edicto serian fiscales (recaudar mas impuestos) y jurídicos (mas fácil el procedimiento jurídico al regirse todos por el mismo sistema) a parte hay que tener en cuenta la mala situación en la que ya se encontraba el Imperio por aquella época.