Iniciativa de colaboración entre el CBD y la OIMT en la conservación de la biodiversidad de los bosques tropicales

Iniciativa de colaboración entre el CBD y la OIMT en la conservación de la biodiversidad de los bosques tropicales

(Descargar PDF)

El Convenio Internacional de las Maderas Tropicales (CIMT) es un convenio internacional fundacional y organizativo mediante el cual se crea en 1986, bajo el auspicio de Naciones Unidas, la Organización Internacional sobre Maderas Tropicales (OIMT). La OIMT nace en un momento en que la tasa de deforestación a nivel global era alarmante a pesar de lo cual era aceptada por los países, puesto que el comercio de maderas tropicales era una de las claves para lograr el desarrollo económico de los países productores; por todo ello, desde sus inicios, la OIMT ha tratado de armonizar estos dos fenómenos aparentemente dispares.

Actualmente existen 3 versiones del CIMT, una de 1983, otra de 1994 y la versión vigente de 2006. Todas las versiones establecen prácticamente la misma estructura organizativa de la OIMT y las principales diferencias que posteriormente analizaremos las encontramos en los objetivos que tratará de alcanzar la organización.

Todas las versiones del CIMT distinguen entre miembros productores (art. 2.4) que sería por ejemplo el caso de México y miembros consumidores (art. 2.3) como el caso de España. Asimismo, definen como “maderas tropicales” todas aquellas maderas de especies no coníferas usadas con fines industriales  que crecen o se producen en países situados entre el Trópico de Cancer y el Trópico de Capricornio (art. 2.1).

Convenio Internacional de las Maderas Tropicales de 1983:

Mediante el CIMT de 1983 se establece en su art. 3 la creación de la OIMT (que como ya adelantamos fue creada en 1986). Asimismo, en el art. 1 de este convenio se establece que los objetivos, tanto del CIMT como de la OIMT son:

  • Proporcionar un marco eficaz para la cooperación y las consultas entre los miembros productores y los miembros consumidores de maderas tropicales en relación con todos los aspectos pertinentes de la economía de las maderas tropicales.
  • Fomentar la expansión y diversificación del comercio internacional de maderas tropicales y el mejoramiento de las condiciones estructurales del mercado de las maderas tropicales, teniendo en cuenta, por una parte, el aumento a largo plazo del consumo y la continuidad de los suministros, y por otra, unos precios remuneradores para los productores y equitativos para los consumidores, así como el mejoramiento del acceso al mercado.
  • Fomentar y apoyar la investigación y el desarrollo con miras a mejorar la ordenación forestal y la utilización de la madera.
  • Mejorar la información sobre el mercado con miras a lograr una mayor transparencia del mercado internacional de las maderas tropicales.
  • Estimular una elaboración mayor y más avanzada de las maderas tropicales en los países miembros productores con miras a promover su industrialización y aumentar así sus ingresos de exportación.
  • Alentar a los miembros a apoyar y desarrollar las actividades de repoblación y ordenación forestales de las maderas tropicales industriales.
  • Mejorar la comercialización y distribución de las exportaciones de maderas tropicales de los miembros productores.
  • Fomentar el desarrollo de políticas nacionales encaminadas a la utilización sostenible y la conservación de los bosques tropicales y de sus recursos genéticos y al mantenimiento del equilibrio ecológico de las regiones interesadas.

Para tratar de conseguir todos estos objetivos, la OIMT dispone de los siguientes mecanismos que irán cambiando y evolucionando, aunque manteniendo su esencia, en las siguientes versiones del CIMT:

  • Realización y financiación de proyectos y políticas.
  • Realización de estadísticas y estudios.
  • Realización de informes y exámenes anuales.

Los proyectos se financiarán mediante los fondos que se obtengan de la Cuenta Especial regulada en el art. 20; esta cuenta será financiada por la Segunda Cuenta del Fondo Común para los Productos Básicos, por instituciones financieras regionales e internacionales y por contribuciones voluntarias. Sin embargo las estadísticas, estudios, informes y exámenes anuales serán sufragados a través de la Cuenta Administrativa (art. 19) mediante las contribuciones realizadas por todos los Estados miembros.

Convenio Internacional de las Maderas Tropicales de 1994:

En esta versión del CIMT puede apreciarse una fuerte influencia del principio de desarrollo   sostenible establecido en la Declaración de Río sobre Medio Ambiente y Desarrollo de 1992, en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático y en la Convención de las Naciones Unidas sobre la Diversidad Biológica. En el  CIMT de 1994 se trata de lograr un consenso mundial respecto a la ordenación y conservación de los bosques para tratar de alcanzar el tan ansiado principio de desarrollo sostenible. Es por ello que se enumeran nuevos objetivos en el art. 1 de esta nueva versión del CIMT. Estos objetivos son:

  • Proporcionar un foro de consultas para promover el empleo de prácticas no discriminatorias en el comercio de maderas.
  • Contribuir al proceso del desarrollo sostenible.
  • Aumentar la capacidad de los miembros para aplicar una estrategia para conseguir que para el año 2000 las exportaciones de maderas tropicales y productos de estas maderas provengan de recursos forestales ordenados de forma sostenible.
  • Fomentar la expansión y la diversificación del comercio internacional de maderas tropicales provenientes de recursos forestales ordenados de forma sostenible mediante el mejoramiento de las condiciones estructurales de los mercados internacionales, teniendo en cuenta, por una parte, el aumento a largo plazo del consumo y la continuidad de los suministros, y, por otra, unos precios que incluyan los costos del desarrollo sostenible y que sean remuneradores y equitativos para los miembros, así como el mejoramiento del acceso al mercado.
  • Fomentar y apoyar la investigación y el desarrollo con miras a mejorar la ordenación de los bosques y la utilización eficiente de las maderas, así como a aumentar la capacidad para conservar y fomentar otros valores forestales en los bosques tropicales productores de madera.
  • Fomentar una elaboración mayor y más avanzada de las maderas tropicales extraídas de recursos forestales ordenados de forma sostenible en los países miembros productores con miras a promover su industrialización y aumentar así sus oportunidades de empleo y sus ingresos de exportación.
  • Alentar la rehabilitación de las tierras forestales degradadas, teniendo presentes los intereses de las comunidades locales que dependen de los recursos forestales.
  • Mejorar la comercialización y la distribución de las exportaciones de maderas tropicales extraídas de recursos forestales ordenados de forma sostenible.
  • Promover el acceso a las tecnologías y su transferencia a la cooperación técnica para llevar a la práctica los objetivos del presente Convenio, inclusive en las condiciones favorables y preferenciales que se determinen de común acuerdo.
  • Estimular el intercambio de información sobre el mercado internacional de las maderas.

Otras importantes novedades que encontramos en el CIMT de 1994 son la potestad que el art. 18.1 d) otorga al Consejo de poder crear nuevas cuentas financieras a  mayores de la Cuenta Administrativa y la Cuenta Especial; así como la creación del Fondo de Cooperación de Bali (arts. 18.1 c) y 21). El principal objetivo de este nuevo Fondo de Bali consiste en ayudar a los miembros productores a efectuar las inversiones necesarias para que en el año 2000 todas las exportaciones de maderas tropicales provengan de recursos forestales ordenados de forma sostenible.

Convenio Internacional de las Maderas Tropicales de 2006:

En esta nueva versión del CIMT se vuelven a ampliar sus objetivos, en los que por primera vez se tratan temas como la reducción de la pobreza, la tala ilegal de árboles, el comercio ilegal de maderas, el intercambio de información, la transparencia, la sensibilización de los consumidores o el reconocimiento de la identidad de los pueblos indígenas. Entre los nuevos objetivos que se establecen en su art. 1 cabe destacar los siguientes:

  • Fortalecer la capacidad de los miembros de mejorar la aplicación de la legislación forestal y la gobernanza, así como hacer frente a la tala ilegal y al comercio conexo de maderas tropicales.
  • Alentar el intercambio de información para mejorar el conocimiento de los mecanismos voluntarios como, entre otros, la certificación, a fin de promover la ordenación sostenible de los bosques tropicales, y ayudar a los miembros en sus esfuerzos en este ámbito.
  • Promover el acceso a las tecnologías y su transferencia y a la cooperación técnica para cumplir los objetivos del presente Convenio, en particular en las condiciones favorables y cláusulas preferenciales que se determinen de común acuerdo.
  • Fomentar un mejor conocimiento de la contribución de los productos forestales no madereros y los servicios ambientales a la ordenación sostenible de los bosques tropicales con el objetivo de reforzar la capacidad de los miembros de elaborar estrategias que permitan fortalecer dicha contribución en el contexto de la ordenación sostenible de los bosques, y cooperar con las instituciones y procesos pertinentes para tal fin.
  • Alentar a los miembros a reconocer el papel de las comunidades indígenas y locales que dependen de los recursos forestales en la consecución de la ordenación sostenible de los bosques y elaborando estrategias encaminadas a reforzar la capacidad de dichas comunidades para la ordenación sostenible de los bosques que producen maderas tropicales.

Las tres versiones del CIMT tratan de conjugar el interés del comercio de maderas tropicales con el interés de preservar el medio ambiente. En un primer momento el CIMT ponía su foco de atención casi exclusivamente en el desarrollo del comercio mundial de maderas tropicales, preocupándose solamente por la repoblación y ordenación forestal en tanto en cuanto se consideraban instrumentos necesarios a la hora de poder aumentar el consumo de este tipo de maderas y poder garantizar la continuidad de su suministro. Sin embargo, con el paso de los años y debido al contexto internacional los objetivos tanto del CIMT como de la OIMT han ido evolucionando hasta ubicar su centro de atención en la protección medioambiental y en el desarrollo sostenible de los bosques tropicales.

En todas las versiones de los CIMT se posibilita la cooperación y coordinación de la OIMT con otras organizaciones, ya sean internacionales, regionales, públicas, privadas, no gubernamentales o incluso con la sociedad civil (art. 14 CMIT 1983 y 1994 y art. 15 CIMT 2006). Fruto de este principio surge en el año 2010 una “Iniciativa de colaboración entre la OIMT y el Convenio sobre la Biodiversidad Biológica (CBD)”.

En las siguientes líneas nos centraremos en analizar los puntos claves de esta iniciativa.

En 1988 el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) convocó a un grupo especializado en diversidad biológica con el objeto de crear un convenio internacional en diversidad biológica, su conservación y utilización sostenible. Estos expertos tomaron en consideración la necesidad de compartir los costos y beneficios entre los países desarrollados y en desarrollo así como los medios y modalidades para apoyar las innovaciones de las comunidades locales.

Recibió en principio el nombre de Comité Intergubernamental de Negociación y fue en 1992 en Nairobi donde se aprobó el Convenio sobre la Diversidad Biológica. Quedo abierto a firma en la conferencia de la ONU sobre Medio Ambiente y Desarrollo en la Cumbre de Río de Janeiro desde junio 1992 hasta junio de 1993 donde firmaron 168 países. Entró en vigor el 29 de Diciembre de 1993.

Este convenio representa un paso hacia la conservación de la biodiversidad biológica, la utilización sostenible de sus componentes y la distribución justa y equitativa de los beneficios obtenidos del uso de los recursos energéticos.

La OIMT y el CDB comparten objetivos comunes de conservación y ordenación sostenible de los recursos forestales tropicales; fue cuando en el año 2010 firmaron un acuerdo de colaboración con un objetivo clave que es identificar, diseñar y ejecutar actividades en conjunto que se concentren en los bosques y la biodiversidad forestal.

El objetivo general de dicho convenio es el de mejorar la conservación de la biodiversidad en los bosques tropicales; la biodiversidad biológica forestal se refiere a toda forma de vida que se encuentran en regiones forestales y las funciones ecológicas que ellas cumplen, entra en esto además de los árboles, los animales, plantas y microorganismos.

Alrededor de un 45% de la cubierta forestal original de la tierra ha desaparecido. Se estima que anualmente se pierden 13 millones de hectáreas de bosques por deforestación. En el pasado se consideraba que la producción de madera era una función predominante de los bosques, sin embargo esto se ha modificado otorgando otras funciones importantes a los bosques como la recreación, salud y bienestar de la diversidad biológica.

Sabemos que los bosques son uno de los sistemas biológicos más ricos pues ofrecen diversos conjuntos de hábitats para plantas, animales y microorganismos, además de tener diversidad biológica forestal, se vincula a otros factores socioeconómicos con una amplia gama de bienes y servicios.

En respuesta a la problemática forestal, el CDB, constituye un programa de trabajo forestal que consta de un conjunto de metas, objetivos y actividades cuyo fin es la conservación de la diversidad biológica forestal, la utilización sostenible de sus componentes y el uso justo y equitativo de los beneficios que surgen de la utilización de los recursos genéticos forestales.

Este programa de trabajo sobre diversidad biológica forestal consta de tres elementos: 1) conservación, utilización sostenible y participación en los beneficios, 2) entorno institucional y socioeconómico favorable, y 3) conocimientos, evaluación y vigilancia.

Gran parte del trabajo sobre diversidad biológica forestal se centra en la creación y refinamiento de los indicadores forestales. Estos son herramientas informativas importantes en la medida en que permiten evaluar la situación y tendencias de los recursos forestales a nivel mundial. Es por eso que los indicadores se han reconocido como un componente vital de la ordenación forestal sostenible y del enfoque por ecosistemas.

Dada la importancia de los bosques, se decidió que era necesario un programa de trabajo ampliado sobre la diversidad biológica forestal.

Es por eso que la OIMT y el CDB generan la iniciativa en conjunto de mejorar la conservación de la biodiversidad en los bosques tropicales abordando los principales factores causantes de la pérdida de biodiversidad en las zonas forestales del trópico: la deforestación y la degradación forestal.

Siendo más específicos, la iniciativa OIMT/CDB ofrece apoyo a los países miembros productores de la OIMT para reducir la pérdida de la biodiversidad mediante la ejecución del Programa de Trabajo del CDB sobre diversidad biológica forestal, concentrándose en los objetivos comunes del Plan Estratégico para la Biodiversidad del 2011-2012 y el Plan de Acción de la OIMT.

Esta iniciativa está orientada a producir cuatro resultados clave:

  1. Mayor capacidad local para la conservación de la biodiversidad en los bosques de producción y para la rehabilitación de bosques secundarios degradados;
  2. Mejor conservación y gestión de áreas protegidas, especialmente en asociación con zonas protegidas de amortiguación y conservación transfronteriza;
  3. Protección de la biodiversidad de los bosques tropicales en la intervenciones forestales; y
  4. Mayor bienestar de las comunidades locales y pueblos indígenas a través de la conservación de la biodiversidad y la utilización sostenible de los recursos naturales.

Estos resultados se lograrán promoviendo la ordenación forestal sostenible haciendo énfasis en la protección de la biodiversidad, el seguimiento y manejo adaptable del bosque para generar múltiples beneficios de forma sostenible, la protección del bosque contra especies invasoras, y, la valorización de los bosques tropicales naturales para evitar cambios en el uso de la tierra.

La iniciativa OIMT/CDB se concentra tanto en los bosques de producción como de protección. Se estima que los bosques tropicales albergan alrededor de dos tercios de todas las especies terrestres. Para promover el establecimiento de áreas protegidas se necesita cumplir la meta mundial de proteger el 17% de las zonas terrestres estipuladas en el plan. La conservación y ordenación sostenible de bosques tropicales y de áreas protegidas y sus zonas de amortiguación son necesarias para mejorar los medios de sustento de las comunidades locales y evitar la invasión y ocupación ilegal de las áreas núcleo de conservación. Se prevé que el consumo de los principales productos de madera aumentará en los próximos treinta años. En el 2030 el uso de biocombustibles sólidos para la generación eléctrica podría ascender al triple de los niveles actuales. Y para el 2050 se anticipa que la demanda de madera en rollo industrial aumente entre un 50% y 75%.

Por ello se da la importancia de promover la conservación de la biodiversidad fuera de las áreas protegidas a través del uso sostenible de los recursos forestales a largo plazo para asegurar la sustentabilidad de los medios de sustento de las comunidades locales. Las directrices de la OIMT para la restauración, ordenación y rehabilitación de bosques tropicales secundarios y degradados contienen los elementos que se necesitan para recuperar la capacidad de conservación de la biodiversidad de los bosques degradados en el trópico. Estas directrices de la OIMT son complementarias y apoyan plenamente dicho programa de trabajo forestal del CDB ofreciendo una orientación para la aplicación de la iniciativa OIMT/CDB en el terreno.

Es la OIMT quien dirige la ejecución de la iniciativa en estrecha consulta con la Secretaría del CDB. Todos los países interesados pueden presentar una nota a la OIMT indicando su deseo de ejecutar un proyecto o actividad en el marco de esta iniciativa. Esta petición será evaluada y de ser aprobada se apoyara la formulación de una propuesta de proyecto completa y su financiación.