Incidencia de las consideraciones medioambientales en los diferentes Planes Turísticos Españoles

Incidencia de las consideraciones medioambientales en los diferentes Planes Turísticos Españoles

 (Descargar PDF)

INDICE

I- El despegue del turismo en España

II- El papel de la planificación en el desarrollo turístico

III- Libro Blanco del Turismo Español 1990

IV- Plan Futures

V- Plan Integral de la Calidad del Turismo Español 2000-2005

VI- Plan Turismo Español Horizonte 2020

VII- Plan Turismo Español 2008-2012

VIII- Plan Nacional e Integral del Turismo 2012-2015

IX – Conclusiones

X- Bibliografía

 

I- EL DESPEGUE DEL TURISMO EN ESPAÑA

El turismo en España comenzó a desarrollarse en los años 50 siendo su auge espectacular durante los 60; en esta época los ingresos procedentes del sector resultaron muy altos y no se supo controlar su desarrollo. En este primer momento el turista aparecía como un consumidor nato que consumía desde un punto de vista completamente individualista y despreciando cualquier tipo de valor ecológico; el objetivo del turista era “consumir” los mejores recursos (clima, paisaje, fauna, flora, silencio, etc) sin preocuparse en si estos recursos eran o no renovables; con este tipo de turismo totalmente insostenible estábamos caminando hacia la destrucción de todos estos recursos.

Asimismo, durante esta época la gran mayoría de los daños causados directa o indirectamente por el turismo fueron autorizados por las administraciones públicas que optaron por la obtención de recursos económicos a corto plazo sin preocuparse de que los daños que estaban produciendo el turismo sobre los recursos naturales serían muy difíciles de mitigar e incluso en muchos casos acabarían por convertirse en daños definitivos.

A partir de los años 60 el aumento de las rentas y del nivel de vida de los españoles, la generalización del uso de medios de transporte, en especial el automóvil, y el crecimiento, en muchos casos descontrolado, de las ciudades trajeron consigo un nuevo tipo de ocio entre la población que buscaba una nueva puesta en contacto del hombre con la naturaleza.

En este caso también nos encontramos ante una falta de control por parte de las administraciones públicas; dicha falta de control se tradujo en un uso desordenado e intensivo de los recursos naturales que provocó graves alteraciones en los ecosistemas, llevando incluso a la desaparición de muchos hábitats naturales.

Alteraciones producidas en el medio ambiente durante esta etapa:
Positivas (+) Negativas (-)
Creación de vías de comunicación que permitieron el acceso a numerosos núcleos de población hasta entonces prácticamente aislados Alteración irreversible en el paisaje, debido al aumento de infraestructuras y construcciones, desde a vías de comunicación a instalaciones turísticas de todo tipo, incluyendo las segundas viviendas
Cuidado de las zonas naturales y su propia valoración como recurso Invasión masiva de zonas naturales, hasta entonces escasamente visitada, que provocó desde una huida de la fauna salvaje, hasta la desaparición de especies vegetales, y la acumulación de todo tipo de desperdicios.
Revalorización del patrimonio rural que hasta el momento había sido menospreciado e infravalorado Gran Aumento en la cantidad de vertidos y residuos al no contar con  infraestructura suficiente para minimizar su impacto, por lo que amplias zonas se convirtieron en auténticos vertederos totalmente incontrolados, provocando una agresión brutal sobre el paisaje y el medio ambiente
Especulación del suelo, que ha conllevado una masiva urbanización de algunas áreas rurales, sin planificación y sin infraestructuras higiénico-sanitarias suficientes

Hasta los años 80 la política turística española se caracterizó por su centralismo, por tener como objetivo prioritario el tratar de conseguir el mayor crecimiento turístico posible centrándose casi exclusivamente en potenciar los destinos de sol y playa y por actuar fundamentalmente sobre la oferta sin preocuparse por la demanda.

Sin embargo, desde los últimos 15 años del siglo XX hasta la actualidad las administraciones públicas han tratado de avanzar, con mayor y menos éxito, hacia la sustitución del modelo tradicional de turismo, caminando hacia otro modelo más diversificado; sin perder de vista la especialización competitiva de sol y playa pero potenciando la calidad, la competitividad y la sostenibilidad del sector turístico.

II- EL PAPEL DE LA PLANIFICACIÓN EN EL DESARROLLO DEL TURISMO

No cabe duda de que el turismo es un elemento transformador y estructurador del territorio, que puede generar impactos tanto positivos como negativos; es por ello que para controlar las externalidades negativas procedentes del sector, entre ellas la degradación ambiental, es necesario la incorporación de procesos de planificación de la actividad por parte de las administraciones públicas a través de planes, programas y medidas legislativas.

Desde los años 50 hasta finales de los 80, como ya hemos analizado, el modelo turístico español se caracterizó por un crecimiento desmesurado, una elevada concentración espacial. Este crecimiento acelerado vinculado a los beneficios económicos se realizó de manera improvisada, desordenado y casi sin ningún tipo de planificación. Durante esta etapa solo nos encontramos ante tímidos intentos de planificación turística como por ejemplo:

  • Ley de Centros y Zonas de Interés Turístico Nacional de 1963
  • Planes de Aprovechamiento de los Recursos Turísticos
  • Planes de la Ordenación de la Oferta Turística
  • Libros Blancos de Turismo autonómicos (1983 en Cataluña y 1987 en Baleares)

El verdadero inicio de la planificación turística española lo encontramos en el Libro Blanco del Turismo Español de 1990 en el que se analiza y diagnostica en profundidad al sector a la par que se establecen un conjunto de líneas de actuación que servirán de base para la creación, en 1992, del primer Plan Marco de Competitividad del Turismo Español 1992-1995 (también conocido como Plan Futures I); este Plan fue sustituido por el Plan Futures II (1996-1999), dando paso a continuación al Plan Integral de Calidad del Turismo Español (2000-2006) y posteriormente el Plan Turismo Español (2008-2012) hasta llegar a los actuales  Plan Turismo Español Horizonte 2020 y Plan Nacional e Integral del Turismo 2012-2016. Todos estos instrumentos han servido como referencia para el desarrollo de las políticas turísticas nacionales autonómicas y locales.

III – LIBRO BLANCO DEL TURISMO ESPAÑOL DE 1990

En el Libro Blanco, si bien se hace un balance positivo de los beneficios socioeconómicos generados por el turismo se exponen por primera vez los impactos negativos generados por la actividad teniendo en cuenta, también por primera vez, la degradación medioambiental generada por el turismo. A partir de este momento el turismo deja de ser visto como un simple factor de reequilibrio de la balanza comercial para pasar a considerarse como un sector clave de la economía española.

IV – PLAN FUTURES

Este cambio de concepción de la actividad turística queda reflejado en el Plan Futures I mediante el cual se tratan de establecer las estrategias necesarias para que el turismo siga manteniendo su posición como sector económico clave en España adaptándose a unos consumidores cada vez más exigentes y teniendo en cuenta los impactos negativos que genera, prestando atención a los problemas de índole medioambiental, para los cuales se establece como objetivo el establecer un desarrollo sostenible de la actividad turística que vele por la conservación y la mejora de los entornos naturales y culturales al tratarse de elementos que constituyen la base del turismo; para de este modo tratar de fomentar un desarrollo equilibrado de la actividad.

V – PLAN INTEGRAL DE CALIDAD DEL TURISMO ESPAÑOL 2000-2006

En el Plan Integral de Calidad del Turismo Español 2000-2006 se mantienen las líneas de actuación de los anteriores planes tratando de compatibilizar los beneficios económicos con los beneficios sociales y medioambientales; siendo su principal novedad la sustitución del concepto de competitividad por el de la calidad del turismo español.

VI – PLAN TURISMO ESPAÑOL HORIZONTE 2020

Este plan constituye un nuevo paso a la hora de tratar de definir las políticas turísticas a nivel nacional en el que por primera vez se ha establecido una planificación estratégica a largo plazo cuyo principal objetivo es el de lograr que para el año 2020 el sistema turístico español sea el más competitivo y sostenible y que aporte el máximo bienestar social posible.

En el PTH 2020 se destaca la importancia de la influencia de las tendencias medioambientales de cara al 2020; puesto que en las agendas de turismo cada vez están más presentes aspectos como la eficiencia energética o el cambio climático. En este sentido la Unión Europea ha fijado una serie de objetivos para el año 2020 entre los que destacan que el 20% de la energía primaria consumida en la UE ha de proceder de fuentes renovables; la reducción del 20% de las emisiones de CO2 o alcanzar un 10% de consumo de biocarburantes. Sin embargo, la adopción de medidas en materia de medio ambiente por parte del sector turístico habrán de realizarse no solo porque estén previstas en la agenda política de la UE, sino porque una buena conservación del medio y un buen uso de los recursos son las claves que determinarán el futuro del sector turístico, tanto desde el punto de vista de la competitividad como por una cada vez mayor sensibilidad de los turistas que exigen cada vez más la sostenibilidad económica, medioambiental y social en sus opciones de compra.

En este sentido debemos tener en cuenta que una de las principales debilidades de nuestro sector turístico es el deterioro ambiental de un gran número de destinos turísticos debido a la excesiva concentración demográfica y a un excesivo y desordenado urbanismo; es por ello que se hace necesario mejorar el equilibrio entre la actividad turística y su entorno. Las prioridades de actuación en el ámbito de la sostenibilidad han de contemplar la comprensión de los impactos que genera el sector sobre el entorno, además de los generados por el entorno sobre el sector; es por ello que se hace necesario revisar el ritmo y el modelo de crecimiento de la actividad turística; pero, de la misma manera, el sector debe encontrar los mecanismos efectivos a la hora de incorporar sus requerimientos de competitividad-sostenibilidad. Por lo tanto, una de las principales metas establecidas para el horizonte 2020 consiste en mejorar la calidad del entorno natural, reduciendo los impactos que se puedan causar sobre el medio ambiente debidos a la actividad turística, asumiendo los compromisos internacionales de adaptación y mitigación del cambio climático.

Uno de los ejes clave de actuación desarrollado en el Plan es el de la sostenibilidad del modelo turístico. En relación a este eje demos tener en cuenta los nuevos requerimientos de los entornos y la carencia de adaptación a los mismos.

Nuevos requerimientos del entorno Carencias de adaptación al nuevo entorno
Demanda de la sociedad de una mayor contribución económico-social por unidad carga  requerida de la actividad turística. Desequilibrio socioterritorial de los beneficios socioeconómicos del turismo por la concentración de la actividad, principalmente en los destinos del litoral.
Mayor valoración de los atributos medioambientales de los destinos y mayor exigencia sobre la gestión ambiental turística. Sobreexplotación de determinados recursos y destinos turísticos que amenaza con superar su capacidad de carga.
Demanda de la sociedad receptora de una mayor contribución de la actividad turística

a la preservación de la cultura, valores y entornos naturales propios.

Utilización intensiva del territorio y de los recursos naturales que afectan al valor y la

Imagen del producto.

Exigencia de la demanda de una mayor diferenciación y especialización de los destinos turísticos. Declive de algunos destinos importantes de la costa derivado de la falta de inversión en su mantenimiento.
Necesidad de paliar el efecto de concentración y saturación provocado por la actividad turística. Dificultad para asegurar las infraestructuras y suministros de servicios básicos con  repercusión en la calidad del hábitat.
Inexistencia de un análisis del coste de oportunidad de los desarrollos urbanísticos

que compromete nuevos crecimientos futuros

El objetivo principal de este eje consiste en mejorar la sostenibilidad del modelo turístico español, optimizando los beneficios por unidad de carga sostenible y de inversión y garantizando la calidad del entorno natural y cultural de cada lugar, así como conseguir la integración, el bienestar social y el reequilibrio socio-territorial. En este sentido los destinos turísticos constituyen el punto de encuentro de numerosos interlocutores; resultando imprescindible compatibilizar y encontrar el equilibrio entre todos ellos, por lo que la sostenibilidad constituye, a largo plazo, el reto por excelencia del sector turístico.  Si bien la competitividad de los productos turísticos ha sido la preocupación más importante del sector durante las últimas décadas, este concepto ha sido superado por el de la sostenibilidad; en este sentido el PTH 2020 recalca que se hace necesario una mayor intensidad en la evolución de la sostenibilidad puesto que el nivel de liderazgo internacional que ostenta España solamente puede ser defendido sobre la base de dicha sostenibilidad.

La mejora de la sostenibilidad de nuestro modelo turístico ha de alcanzarse actuando principalmente sobre dos niveles:

  1. Reforzando los procesos de planificación y gestión
  2. Adaptando los destinos turísticos a los nuevos requerimientos de la demanda.

Para alcanzar los objetivos establecidos en relación con la sostenibilidad del sector turístico este plan establece las siguientes estrategias:

  • Turismo, medio ambiente y sociedad
  • Planificación y gestión de los destinos turísticos
  • Recualificación de destinos turísticos maduros
  • Desestacionalización y reequilibrio territorial.

Respecto a la primera de las estrategias (Turismo, medio ambiente y sociedad) su objetivo general  consiste en avanzar hacia la asunción de compromisos de sostenibilidad y en el desarrollo de prototipos de referencia con proyección internacional en actividades empresariales y destinos costeros, culturales, patrimoniales y de naturaleza. Para alcanzar este objetivo resulta fundamental centrarse en estos 4 puntos

  1. Conocer los impactos generados y proteger el paisaje: resulta fundamental conocer en profundidad los impactos que genera el sector turístico sobre el entorno así como establecer unas bases realistas del futuro de los diferentes destinos turísticos.
  2. Medir los resultados: teniendo en cuento el resultado de los indicadores de impactos ambientales a la hora de la toma de decisiones de los distintos agentes en el sector turístico a corto plazo.
  3. Involucrar a todos: la asunción de compromisos y la realización de acciones tanto de carácter demostrativo como pequeñas actuaciones son la clave para alcanzar resultados positivos a medio y a largo plazo.
  4. Establecer referencias a seguir: para generar un efecto demostración que pueda servir de punto de referencia tanto al propio sector como al mercado y a la sociedad.

Por todo ello se hace necesario que el sector turístico español formalice su compromiso de llevar a cabo una actividad económica que incida lo menos posible sobre el medio ambiente desarrollando un modelo que respete los límites de carga de cada uno de los destinos.

Los gestores turísticos han de mentalizarse de la importancia de adoptar medidas que ayuden a mitigar los efectos del cambio climático derivados de la actividad económica, ampliando su conocimiento sobre la materia, y asumiendo mejoras prácticas al respecto.

Asimismo los destinos turísticos han de adquirir responsabilidades con los turistas que los visitan y con sus ciudadanos, para lo cual es preciso que tomen conciencia de los efectos reales que provocan sus acciones sobre su entorno social y ambiental; actuando en consecuencia en los siguientes planos:

  • Económico: mediante la eficiencia y la productividad sostenida de la actividad turística.
  • Social: mediante la extensión de los beneficios del turismo a la comunidad receptora para lograr una mejora en la calidad de vida de los ciudadanos.
  • Ambiental: mediante el cuidado y preservación del medio natural y cultural en el que se desarrolla la actividad turística.

VII – PLAN DEL TURISMO ESPAÑOL 2008-2012

El Plan del Turismo Español 2008-2012, diseñado en el marco del Plan del Turismo Español Horizonte 2020, apuesta por el diseño de programas y proyectos con efecto catalizador que buscan una transformación dinámica y positiva del sector. La novedad de este plan es el alto grado de colaboración y consenso que busca entre las comunidades autónomas, las entidades locales y los agentes privados del sector turístico.

Respecto a la innovación para la sostenibilidad en este Plan se establece  la necesidad de impulsar la realización de proyectos, por parte de los destinos y empresas turísticas, que sean innovadores en el ámbito de la sostenibilidad social, cultural y medioambiental mediante el apoyo para el diseño y desarrollo de proyectos de innovación para  tratar de implantar en los destinos turísticos programas  integrados de gestión logística, medioambiental o energética y la participación en los distintos programas sectoriales del Plan Nacional I+D+i dirigidos a la mejora ambiental.

VIII – PLAN NACIONAL E INTEGRAL DE TURISMO 2012-2015

El vigente plan parte de la premisa de la pérdida de competitividad que está sufriendo la actividad turística española a la par de poner en entredicho la sostenibilidad económica, social y ambiental de nuestro actual modelo de cara al futuro. Por todo ello se hace necesario adoptar nuevas medidas que marquen un punto de inflexión deteniendo el declive y activando un crecimiento sobre bases sólidas que permita asegurar el liderazgo, la competitividad y la sostenibilidad de nuestro sector turístico.

Como ya hemos mencionado, actualmente la demanda sensible a atributos relacionados con la sostenibilidad medioambiental está ganando cada vez más peso entre los turistas internacionales. En este sentido, los turistas que aún no han visitado España tienen una mala percepción en lo que respecta a nuestro medio ambiente. Asimismo, nuestro sector turístico causa un elevado impacto ambiental, puesto que según el estudio “The travel and tourism competitiveness report 2011” nos encontramos en el puesto 47 entre los 139 países objeto de estudio en relación al nivel de sostenibilidad del desarrollo turístico.

La sostenibilidad de los destinos turísticos debe asegurarse ya desde su planificación. Para ello este plan pone en marcha un instrumento, inspirado en la Agenda 21 del turismo sostenible de la Unión Europea, que sirva de ayuda a los planificadores de las entidades locales a conocer la situación actual de su modelo de desarrollo turístico, que ayude a aplicar indicadores de seguimiento y a diseñar planes de acción de turismo sostenible. La Agenda 21 de turismo sostenible para las entidades locales identifica variables o atributos que inciden en la sostenibilidad de un destino. La preocupación por la sostenibilidad, que hace unos años podía considerarse como un adorno accesorio y prescindible en las estrategias de los destinos turísticos, es cada vez más un factor de compra o de rechazo por parte de los consumidores en la mayor parte de los mercados emisores de turistas. Un destino turístico que no sepa resolver estos problemas y/o que no llegue a ser percibido como sostenible, no podrá ser considerado un destino líder en el futuro.

Para lograr la innovación sostenible de los destinos turísticos la Sociedad Estatal para la Gestión de la Innovación y las Tecnologías Turísticas (SEGITTUR) ha establecido las bases y los requisitos mínimos que deben cumplir los destinos turísticos para poder ser calificados como “Destinos Inteligentes”. Esta calificación servirá como base para mejorar la calidad y sostenibilidad de la gestión de los destinos a través de la incorporación eficiente de las TICs en la prestación de los servicios turísticos. Esta calificación de los destinos, única en Europa, podrá dotar a nuestro país de mayor visibilidad internacional y mejorar su posicionamiento como destino turístico mundial.

Una de las medidas impulsadas por el PNIT es la puesta en valor del patrimonio cultural, natural y enograstronómico puesto que constituye una importante oferta diferenciadora y puede ser la base para una diversificación territorial del turismo. Sin embargo, a pesar de poseer de todos estos recursos la oferta cultural, natural y enograstronómica está mal posicionada en los mercados internacionales.

En relación al aprovechamiento de nuestro patrimonio natural resulta imprescindible tomar medidas que fomenten la conservación de dicho patrimonio así como el desarrollo de empleo y economía sostenible de los destinos turísticos, a partir de potenciar la demanda turística. En este ámbito el PNIT propone adoptar las siguientes medidas:

  • Impulsar la creación de un producto de turismo de la naturaleza, basado en una selección de los mejores espacios protegidos y de las empresas de turismo mejor preparadas. Los destinos seleccionados para este tipo de turismo serán los parques nacionales y naturales acreditados con la Carta Europea de Turismo Sostenible, así como reservas de la biosfera, geoparques, espacios protegidos de la Red Natura 2000 y reservas marinas (todos estos destinos suponen el 30% de la superficie terrestre del Estado). Con todo ello se pretende garantizar al turista que España tiene una oferta de turismo de naturaleza certificado capaz de captar al turista sensible e interesado en contribuir con sus vacaciones al desarrollo turístico sostenible de las áreas turísticas que visita. Esta medida se ha desarrollado en en cooperación con la Secretaría de Estado de Medio Ambiente y para alcanzarla se han establecido las siguientes líneas de actuación:
    • Fomento del ecoturismo en la Red de Parques Nacionales y en los Paradores Nacionales
    • Fomento del turismo ornitológico con la Sociedad Española de Ornitología.
    • Armonización del análisis de la demanda turística en los Parques Nacionales
    • Promoción conjunta del ecoturismo en la red de Parques Nacionales
    • Creación de programas de formación para empresas sobre ecoturismo sostenible
    • Potenciar la presencia del turismo de naturaleza en la web Spain.info
    • Creación de ofertas piloto de ecoturismo en la plataforma de comercialización turística SEGITTUR
    • Elaboración de un Plan sectorial de turismo de naturaleza y biodiversidad.
  • Impulsar el uso turístico de los caminos naturales y de los itinerarios no motorizados como fórmula para un turismo pausado que recorra la geografía española en medios no motorizados, utilizando para ello los alojamientos rurales.
  • Elaborar un plan de interpretación del dominio público marítimo y terrestre así como del patrimonio costero para potenciar su aprovechamiento turístico. Mediante este plan de interpretación se busca aumentar el valor de este tipo de recursos en los destinos de sol y playa logrando así mejorar el uso turístico del litoral y potenciar su imagen como patrimonio cultural y natural a través de servicios turísticos privados y equipamientos interpretativos autoguiados.
  • Desarrollar el Plan Sectorial del Turismo de Naturaleza contemplado en el Plan Estratégico del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad 2011-2017. Este Plan Sectorial tiene como objetivo promover la sostenibilidad del turismo de naturaleza.

         A pesar de todo lo expuesto y teniendo el cuenta que el turismo natural resulta mucho mas sostenible que otras clases de turismo, también se deben tener en cuenta sus posibles desventajas tanto desde el punto de vista socio-económico como desde el punto de vista medioambiental.

Impacto socioeconómico del turismo natural
Ventajas Desventajas
Creación de empleo Peligro de abandono paulatino de actividades agrarias
Aumento de las rentas familiares locales Peligro de excesiva dedicación al turismo  (Monoactividad).
Mejora de la calidad de los servicios locales lo que se traduce en una mayor calidad de vida a nivel local Peligro de pérdida de la propia identidad cultural local.
Fijación de la población rural Peligro de conflicto cultural entre población autóctona y turistas.
Recuperación de oficios y producciones tradicionales Inversiones excesivas en servicios innecesarios para el mundo rural.
Diversificación de actividades, que se traduce en una menor dependencia del sector primario.
Intercambio cultural entre el mundo rural y el urbano.
Mayor valoración del patrimonio natural por parte de la población autóctona
Impacto medioambiental del turismo natural
Ventajas Desventajas
Sujeción de la población e el medio rural. Aumento de contaminación del agua, acústica, y de residuos.
Mejora en la calidad de los servicios de conservación. Disminución del suelo agrícola y forestal, por el aumento de construcciones.
Agresiones en las capas superiores del suelo con el riesgo de erosión consiguiente.
Riesgos para la flora y la fauna autóctonas por invasión de su medio natural.
Grave riesgo de desaparición para algunas especies poco toleradas generalmente por los urbanitas como insectos, reptiles, anfibios etc

En otro orden de consideraciones debemos tener en cuenta que la sostenibilidad del turismo medioambiental debe contemplarse como una herramienta horizontal que pueda ser aplicada en todos los destinos y recursos turísticos.

Las administraciones públicas y el sector turístico privado se han centrado sobre todo en la eficiencia energética puesto que dicho sector cada vez asume más la necesidad de dicha eficiencia a la hora de ahorrar costes y por lo tanto cada vez se realizan más inversiones tanto públicas como privadas en este ámbito.

Por otra parte, como ya hemos mencionado, existe un número cada vez mayor de turistas que a la hora de elegir su destino otorgan una gran importancia a los atributos de respeto al medio ambiente -que actualmente se denominan consumidores o turistas eco-inteligentes o LOHAS (Lifestyles Of Health And Sustainability); para este tipo de turistas resulta vital que la oferta turística responda a sus demandas y que la marca que acredite los atributos medioambientales sea fiable. Por todo ello la Secretaría de Estado de Turismo, a través de TurEspaña, está diseñando un conjunto de medidas que inciden en la estructuración de la oferta turística sostenible con el medio ambiente. Asimismo, el PNIT tiene en cuenta la necesidad de que los agentes económicos adopten medidas tendentes a reducir la generación de residuos y para gestionar adecuadamente los que se generen según lo establecido en la Ley de residuos y suelos contaminados. A mayores, el PNIT establece una serie de medidas concretas:

  • Identificar y seleccionar los sistemas de certificación y marca existentes en el mercado del turismo sostenible medioambientalmente para apoyar a aquellos que más se adecuen a la estrategia de TurEspaña.
  • Estudiar la viabilidad y definir un sistema de indicadores a través del IET para los sistemas de certificación que permita medir de forma fiable tanto la huella de CO2 en el turismo así como su reducción como consecuencia de los sistemas de certificación.
  • Establecer un marco favorable para el mercado de empresas favorables a la compensación de huella de CO2 fomentando modelos de negocio que establezcan lazos con el sector turístico.
  • Estudiar la demanda de productos turísticos sostenibles con el medio ambiente desde el punto de vista de la identificación y la segmentación de la demanda así como de los canales preferidos para la compra de estos productos.
  • Impulsar la promoción internacional de los destinos y recursos turísticos certificados con la ayuda de todos los activos de comunicación de TurEspaña.
  • Realizar acciones desensibilización en los turistas para evitar el abandono de residuos en el medio natural, entornos monumentales, áreas de ocio, transportes, etc; separar adecuadamente los diferentes tipos de residuos en los contenedores adecuados y prevenir la excesiva generación de residuos.

IX – CONCLUSIONES

A pesar de todos los Planes Turísticos que se han elaborado durante los últimos años, el sector turístico se ha venido desarrollando bajo los parámetros de la masificación y la destrucción del patrimonio natural. Sin embargo, las últimas tendencias apuntan hacia nuevas formas de turismo que buscan un mayor respeto hacia el medio ambiente. En este contexto no cabe duda de que el deterioro medioambiental va en perjuicio de la propia actividad turística.

Un repaso de los diferentes Planes Turísticos nos muestra una clara tendencia en la que las consideraciones medioambientales han ido ganando cada vez más peso a la hora de estructurar y planificar la actividad turística. Sin embargo las medidas que se han adoptado en estos planes no protegen al medio ambiente per se, sino que solamente lo protegen en tanto en cuanto dicha protección sirve para maximizar los beneficios económicos del sector.

En cualquier caso, debemos tener en cuenta que el medio natural es muy frágil y que no soporta actividades económicas sin una buena planificación. Esta planificación debe atender especialmente a los aspectos medioambientales a largo plazo. No debe permitirse ninguna actuación que pueda poner en peligro el futuro del territorio y de su medio ambiente a corto, medio o largo plazo; asimismo, las administraciones públicas han de incrementar la educación medioambiental y garantizar una formación adecuada a todas las personas implicadas en el desarrollo de todas las actividades turísticas.

X – BIBLIOGRAFÍA:

– Plan Turismo Español Horizonte 2020

www.tourspain.es/es-es/…/Plan_Turismo_Español_Horizonte_2020.pdf‎

– Plan del Turismo Español 2008-2012

www.lamoncloa.gob.es/ActualidadHome/081107-enlaceturismo.htm

– Plan Nacional e Integral del Turismo 2012-2015

www.lamoncloa.gob.es/NR/…/PlanNacionaleIntegraldeTurismo.pdf‎

– Informe de seguimiento del PNIT de 31 de julio de 2013

– Turismo, desarrollo y medio ambiente. Carmen Lorés Domingo

http://cederul.unizar.es/revista/num01/pag05.htm

La política turística en la España del siglo XX: Una visión general. Carmen Pellejero Martínez

– Los planes de excelencia turística en España: Una apuesta por la revitalización de los destinos. Lorena Beas Secall

http://www.ub.edu/geocrit/sn/sn-411.htm