Un breve ensayo sobre el desarrollo sostenible

I- Introducción

II- El origen del término “desarrollo sostenible”

III- Concepto

IV- ¿Desarrollo sostenible o desarrollo sustentable?

V- Desarrollo sostenible y calidad de vida

VI- Enfoque normativo y económico

 

I- INTRODUCCIÓN

El objetivo del presente ensayo consiste en realizar un estudio pormenorizado del concepto “desarrollo sostenible”, concepto muy utilizado -no siempre de forma correcta- en nuestros días y que es precioso conocer a fondo dado que actualmente se asienta como la base de numerosos textos jurídicos e institucionales tanto de ámbito local como internacional.

Es por ello que para conocer el profundidad el significado del término en primer lugar analizaremos el concepto de “desarrollo sostenible” empezando por los orígenes del mismo, en segundo lugar realizaremos un análisis comparativo con el concepto de “desarrollo sustentable”, en tercer lugar estudiaremos las vinculaciones entre el desarrollo sostenible y la calidad de vida para acabar con un pequeño repaso por su enfoque normativo y económico.

 

II- EL ORIGEN DEL TÉRMINO “DESARROLLO SOSTENIBLE”:

La idea centrar del término “desarrollo sostenible” ya había sido formulada por Thomas Malthus a finales del siglo XIX, concretamente en 1798, en su obra “Ensayo sobre el principio de la población” en la que el autor explica la denominada “teoría poblacional” según la cual la población tiende a crecer más rápidamente que los recursos necesarios para sustentarla; una teoría que en la actualidad ya es considerada una realidad.

La primera aparición del término “desarrollo sostenible” en un documento oficial la encontramos en un acuerdo firmado entre treinta y tres países africanos en 1969, bajo el auspicio de la Unión Internacional Para la Conservación de la Naturaleza, mediante el cual se trataba de poner en marcha el desarrollo económico de las zonas rurales de África  que incluyera la conservación de las reservas de caza mayor y el regreso a las tradiciones de las zonas rurales. Este mismo año en la se promulga en Estados Unidos la denominada Ley Nacional de Política Ambiental (National Enviromental Policy Act) que define el desarrollo sostenible como aquel “desarrollo económico que puede llevar beneficios para las generaciones actuales y futuras sin dañar a los recursos o los organismos biológicos del planeta”.

Estos dos textos oficiales anteriores fueron la semilla a partir de la cual se redactó el famoso informe Brundtland -también denominado “Nuestro futuro común”- en 1987, en el que se desarrolla, y sobre todo coloca en un primer plano en la opinión pública mundial, el concepto de desarrollo sostenible que actualmente conocemos y manejamos. Este informe que surge de la imperiosa necesidad de estudiar y delimitar el impacto que generan las actividades humanas sobre el medio ambiente fue elaborado por la Doctora Gro Harlem Brundtland -Primera ministra noruega- en el seno de la Comisión de Naciones Unidas para el Medio Ambiente y el Desarrollo con motivo de la preparación de la Conferencia Mundial de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y desarrollo de Río de Janeiro de 1992 también conocida como “Cumbre de la Tierra”.

 

III- CONCEPTO

En el informe Brundtland de 1987, tras el cual se puso “de moda” el concepto, define el desarrollo sostenible como aquel “desarrollo que satisface las necesidades del presente sin comprometer las capacidades que tienen las futuras generaciones para satisfacer sus propias necesidades”.

En esta definición no se habla directamente del concepto de medio ambiente, sino que se refiere al bienestar en referencia a la calidad del medio ambiente, asimismo se hace referencia a la responsabilidad que tienen las generaciones presentes con las generaciones futuras destacando dos aspectos de la sostenibilidad ambiental: el mantenimiento de los recursos naturales y el equilibrio ambiental del planeta.

Posteriormente en la Declaración Universal sobre la Diversidad Cultural de la UNESCO en 2001 se siguió profundizando aún más en el concepto desde un punto de vista social al afirmar que “la diversidad cultural es tan necesaria para el género humano como la diversidad biológica para los organismos vivos”; en esta definición pasa considerar el desarrollo sostenible no solo desde el punto de vista económico sino también como un medio para lograr “un balance más satisfactorio intelectual, afectivo, moral y espiritual”; es decir, según esta visión la diversidad cultural pasa a ser considerada un ámbito más del desarrollo sostenible.

Asimismo existen muchas otras de definiciones para el concepto. Por ejemplo D. Pearce, A. Markandya y E.B. Barbie definen el desarrollo sostenible por exclusión señalando que una sociedad sostenibilidad debe ser una sociedad en la que no exista: un declive no razonable de cualquier recurso; un daño significativo a los sistemas naturales o un declive significativo de la estabilidad social. Otra definición es la formulada por H. Daly, quién considera que una sociedad sostenible es aquella en la que los recursos no se utilicen a una velocidad superior a la que la propia naturaleza sea capaz de regenerarlos; no se emiten contaminantes a una velocidad superior a la que la naturaleza es capaz de absorber o neutralizar  y en la que los recursos no renovables se utilicen a un ritmo más bajo que el que el capital humano creado pueda reemplazar al capital humano perdido.

Con todo ello podemos concluir señalando que existen muchas formas distintas de definir el concepto, algunas más sencillas y otras más complejas; siendo la empleada en el Informe Brundtland la definición que más éxito ha alcanzado, quizás debido a su sencillez y a que se trata de una definición conceptual y globalizadora. Gracias a este concepto se ha hecho llegar a la opinión pública mundial el mensaje de que es necesario la búsqueda de planteamientos y soluciones globales puesto que todos los problemas están interconectados y son globales por lo que la respuesta a los mismos también tiene que ser global. El concepto moderno de desarrollo sostenible, como ya se ha visto, no se refiere solamente a la protección del medio ambiente sino que es entendido casi como una nueva forma de pensar sobre la vida y la política.

Dentro del concepto de desarrollo sostenible podemos diferenciar cuatro componentes claves (los 4 pilares de la sostenibilidad): Sostenibilidad del medio ambiente, sostenibilidad social, sostenibilidad económica y cultura. Todos estos componentes no se encuentran separados sino que están interrelacionados entre ellos.

  • Sostenibilidad del medio ambiente: que se refiere a la capacidad de mantener la calidad y la restauración de los recursos naturales.
  • Sostenibilidad social: entendida como la capacidad de garantizar las condiciones de seguridad, salud y educación necesarias para alcanzar el bienestar humano a todos los niveles sociales.
  • Sostenibilidad económica: que se refiere a la capacidad de generar ingresos y empleo para satisfacer el sustento de la población realizando una distribución equitativa de cargas y beneficios en el tiempo y en el espacio.
  • Cultura: promovida como cuarto pilar del desarrollo sostenible tras la implementación de la Agenda 21 de la cultura puesto que la cultura determina la forma de actuar de las personas en el mundo y es entonces fundamental para poder alcanzar el desarrollo sostenible.

Asimismo en diversos Tratados Internacionales posteriores a la elaboración del Informe Brundtland se han ido estableciendo los principios que se aplicarán al integrar el concepto en las diferentes políticas públicas medioambientales. Los principios más importantes s son el principio de prevención, el principio de precaución y el principio de quien contamina paga.

 

IV- ¿DESARROLLO SOSTENIBLE O DESARROLLO SUSTENTABLE?

Analizado ya el origen del término “desarrollo sostenible” llega el momento de compararlo con el término “desarrollo sustentable1”. ¿Existe alguna diferencia entre ambos términos? ¿Ambos términos son sinónimos?, la cuestión no es baladí y está sujeta a múltiples opiniones.

El origen etimológico de este complejo término lo encontramos en el concepto inglés “sustainable development”. La traducción de este término al castellano permite varias alternativas: desarrollo sostenible, desarrollo sustentable o incluso desarrollo perdurable.

Si acudimos al diccionario de la Real Academia Española nos encontramos con que ambos términos “sustentable” y “sostenible” pertenecen a los llamados “adjetivos verbales” que derivan de los verbos sustentar y sostener. 

Muchos autores consideran que ambos términos sin ambivalentes puesto que ambos se refieren al mismo tipo de desarrollo al encontrar similitudes conceptuales entre ellos al significar ambos términos “mantener, sostener o defender” o lo que es lo mismo “asegurar continuidad”.

Enrique Heredia Dam considera que a pesar de que el término “sustentable” es un anglicanismo proveniente de la palabra inglesa “sustainable” y por lo tanto el término que debería ser empleado es “sostenible”, aunque señala este autor que “en la actualidad ambos términos son usados indistintamente por todos los que de alguna manera estamos involucrados en la temática ambiental de acuerdo con esta presentación fundamentada en el lenguaje, léxico y semántica de ambos términos son “sinónimos”, lo que da la posibilidad de usarlos indistintamente, sin la condición de regla alguna”2. En este mismo sentido se manifiesta P. Bifani quién entiende que el término inglés “sustainable” se refiere a un proceso cuyo ritmo hay que mantener, es decir, presenta una definición dinámica y positiva que no se corresponde con la definición del término “sustentable” sino a la de “sostenible”

En este mismo sentido Alexis Márquez Rodríguez realiza una descomposición lingüística de ambos términos de la siguiente manera: “sostenible y sustentable son de los llamados adjetivos verbales o postverbales porque derivan de sendos verbos “sostener” y “sustentar”. Pertenecen a esos adjetivos que se forman mediante el agregado a la raiz del verbo del sufijo “able” o “ible” (…). El sufijo “-ble”, tanto en su forma “-able” como “-ible”, denota la idea de posibilidad pasiva, es decir, en este caso, que “sostenible-” es lo que es “capaz de sostener o de sostenerse”. Y “sustentable” aquello que es capaz de “sustentar o sustentarse”. Si aplicamos estas observaciones a la frase que motivo las consultas, diremos que “desarrollo sostenible” es el desarrollo que puede o es capaz de sostenerse, y “desarrollo sustentable” es aquel que puede o es capaz de sustentarse”3. Este autor concluye señalando que ambos adjetivos son bien usados para el sustantivo “desarrollo”, afirmando que gramaticalmente serían lo mismo;  posteriormente realiza una comparación desde el punto de vista semántico para acabar diciendo que ambos términos son sinónimos. (Cabe señalar que el autor realiza esta deducción sin tener en cuenta el ámbito científico del término).

Carlos Pujadas también considera que ambos términos se pueden usar con el mismo sentido sin embargo apuesta por que la expresión que acabará imponiéndose será la de desarrollo sostenible.

Sin embargo, y frente a todos los anteriores puntos de vista, algunos autores consideran que ambos términos, aunque semejantes, no son sinónimos. En este sentido Freddy Villamizar considera que “desarrollo sostenible es aquel tipo de desarrollo que se da en una nación que puede mantener o sostener el equilibrio en la parte social, económica y ambiental y desarrollo sustentable es el topo de desarrollo que genera una mejor calidad de vida, sin dejar que el consumismo afecte a generaciones futuras. Entonces diremos que el desarrollo sostenible solo se mantiene en esa linea de estándares permitida, mientras que el sustentable es aquel que crea o genera una mejor calidad de vida”

Para concluir con esta cuestión debemos señalar que, con independencia del término que se emplee lo importante es que se interprete este tipo de desarrollo dicha interpretación debe ser lo suficientemente amplia para que contemple el mayor número de actividades que permitan que la población presente y futura del planeta vivir una vida plena, saludable y con una efectiva calidad ambiental.

 

V- DESARROLLO SOSTENIBLE Y CALIDAD DE VIDA

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud el término “calidad de vida” puede definirse como: “la percepción que un individuo tiene de su lugar en la existencia, en el contexto de la cultura y del sistema de valores en los que vive y en relación con sus objetivos, sus expectativas, sus normas y sus inquietudes”. Se trata de un concepto muy amplio en el que también influyen la salud física de la persona, su estado psicológico, su nivel de independencia, sus relaciones sociales y su relación con los elementos esenciales del entorno.

La vinculación entre la calidad del vida y el desarrollo sostenible la encontramos en la relación del ser humano con el entorno natural puesto que cuanto más degradado se encuentre dicho entorno peor será nuestra calidad de vida. En este sentido el desarrollo sostenible es un proceso de cambio progresivo en la calidad de vida del ser humano, que lo coloca como centro y sujeto primordial del desarrollo, por medio del crecimiento económico con equidad social, la transformación de los métodos de producción y de los patrones de consumo que se sustentan en el equilibrio ecológico y el soporte vital de la región

Con base en todo lo anterior podemos concluir señalando uno de los principales objetivos del desarrollo sostenible es buscar la mejora de la calidad de vida de los seres humanos. Este proceso implica el respeto a la diversidad étnica, cultural y ambiental local, regional, nacional e internacional para lo cual es necesario la participación de una ciudadanía que viva en convivencia con la naturaleza, sin comprometer y garantizando la calidad de vida de las generaciones futuras.

 

VI- ENFOQUE NORMATIVO Y ECONÓMICO

En la actualidad el concepto de desarrollo sostenible se encuentra presente, ya sea de manera directa o indirecta, en la mayoría de planes e instrumentos económicos y en numerosos textos legales que no solamente abarcan el ámbito medioambiental sino que se extienden a muchos otros ámbitos, tanto en el plano nacional como en el internacional y comunitario entre los que podemos destacar los siguientes:

  • Comunicación de la Comisión de 15 de mayo de 2001 por la que se aprueba el texto “Desarrollo sostenible en Europa para un mundo mejor: estrategia de la Unión Europea para un desarrollo sostenible”.
  • Comunicación de la Comisión de 21 de diciembre de 2005 por la que se aprueba la “Estrategia temática sobre el uso sostenible de los recursos naturales”.
  • Comunicación de la Comisión, de 19 de octubre de 2007por la que se aprueba la “Agenda para un turismo europeo sostenible y competitivo”.
  • Comunicación de la Comisión al Consejo Europeo de 27 de mayo de 1998 por el que se aprueba “Una estrategia para la integración del medio ambiente en las políticas de la Unión Europea”.
  • Reglamento (CE) nº 722/97 del Consejo de 22 de abril de 1997 relativo a acciones realizadas en los países en desarrollo en el ámbito del medio ambiente en una perspectiva de desarrollo sostenible
  • Reglamento (CE) nº 2493/2000 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 7 de noviembre de 2000, por el que se establecen medidas destinadas a promover la plena integración de la dimensión medioambiental en el proceso de desarrollo de los países en desarrollo
  • Reglamento (UE) n °390/2014 del Consejo, de 14 de abril de 2014 , por el que se establece el programa «Europa para los Ciudadanos» para el período 2014-2020
  • Reglamento (CE) n° 2371/2002 del Consejo, de 20 de diciembre de 2002, sobre la conservación y la explotación sostenible de los recursos pesqueros en virtud de la política pesquera común
  • Ley Orgánica 16/2007, de 13 de diciembre, complementaria de la Ley para el desarrollo sostenible del medio rural.
  • Real Decreto Legislativo 2/2008, de 20 de junio, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de suelo.
  • Real Decreto Legislativo 1/2008, de 11 de enero, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Evaluación de Impacto Ambiental de proyectos • Ley 2/2011, de 4 de marzo, de Economía Sostenible.
  • Ley 42/2007, de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad.

Esto es solo un pequeño resumen de los textos más destacados puesto que si realizamos una búsqueda del término “desarrollo sostenible” en la base de datos oficial de la Unión Europea (Eurlex) nos encontramos ante 17.095 resultados: 10.250 actos jurídicos preparatorios, 3.630 sentencias de los Tribunales Europeos, 2.612 resultados de legislación y 1.094 preguntas parlamentarias. En el ámbito nacional la proliferación del “desarrollo sostenible” en la legislación es similar puesto que si realizamos la misma búsqueda en la base de datos de legislación del Boletín Oficial del Estado y en la base de datos oficial de jurisprudencia del Poder Judicial (CENDOJ) nos encontramos ante 1.890 resultados referentes a la legislación estatal y autonómica, 144 dictámenes de los distintos órganos del Estado y 2016 sentencias de nuestros Tribunales.

Como conclusión podemos señalar que el desarrollo sostenible es un concepto que ha venido para quedarse y que esta poco a poco dejando de ser un paradigma de nuestra actual sociedad para convertirse en una realidad que guía las políticas públicas de todos los Estados del planeta hacia el objetivo de conseguir un mundo mejor para nosotros y para nuestro hijos.

 

BIBLIOGRAFÍA:

La evolución del concepto de desarrollo sostenible – Giuseppantonio De Vincentiis – http://huespedes.cica.es/gimadus/23/09_la_evolucion_del_concepto_de_desarrollo_sost.ht ml

¿Sabes cuando nace la sostenibilidad? – Sostenibilidad para todos – http://www.sostenibilidad.com/sabes-cuando-nace-la-sostenibilidad/

Sobre el origen, el uso y el contenido del término sostenible – José Manuel Navedo – http://habitat.aq.upm.es/cs/p2/a004.html

Origen del concepto de sustentabilidad – Plan Verde Ciudad de México – http://www.planverde.df.gob.mx/ecomundo/69-miscelanea/500-origen-del-concepto-desustentabilidad.html

El desarrollo sostenible – Plan territorial General de Cataluña – http://ccqc.pangea.org/cast/sosteni/soscast.htm

Desarrollo sostenible: La lucha por la interpretación – Jorge Riechmann – http://www.ceh.cl/wp-content/uploads/2009/12/Desarrollo-sostenible-la-lucha-por-lainterpretaci+%C2%AAn.pdf

Desarrollo sustentable: Treinta años después – Guillermo  Foladori y Humberto Tommasino – http://sites.google.com/site/sprausg/DESARROLLOSUSTENTABLE30AOSDESPUS.pdf

Educación para el desarrollo sostenible – UNESCO – http://www.unesco.org/new/es/education/themes/leading-the-internationalagenda/education-for-sustainable-development/sustainable-development/

¿Desarrollo sostenible? o ¿Sustentable? – Freddy Villamizar – http://portalcucuta2.udes.edu.co/Portals/0/imagenes/semilleros/frontera/DESARROLLOSOS TENIBLEYSUSTENTABLE.pdf

El Desarrollo Sostenible – Marcos Díaz Janeiro – 10

Desarrollo Sustentable o Sostenible ¿Sustentar o Sostener? – Enrique Heredia Dam – http://www.cuft.tec.ve/publicaciones/barquisimeto/umbral/digitales/n5/Articulo%203.pdf

Desarrollo sustentable – M.C. Juan Carlos Olivares Rojas – http://antares.itmorelia.edu.mx/~jcolivares/courses/ds06b/material4ds.pdf

RECURSOS WEB

Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente de España – http://www.magrama.gob.es

Página web oficial de la Unión Europea – http://europa.eu

Base de datos de legislación y jurisprudencia oficial de la Unión Europea – eurlex.europa.eu/homepage.html?locale=es

Boletín Oficial del Estado (España) – http://www.boe.es

Poder Judicial de España – http://www.poderjudicial.es/search/indexAN.jsp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *